Venus y el Cobre


 Nick Kollerstrom- La  Tradicional Asociaciòn del Cobre y Venus

En promedio, las mujeres poseen un 20% màs de cobre serico que el hombre y con el hierro se da lo contrario,  los hombre teniendo un nivel de hierro en sangre un tercio mayor que el de  las mujeres. El significado profundo de este hecho es completamente ignorado por la medicina moderna. Los niveles de hierro y cobre estan sexualmente ligados en la misma manera esperable del simbolìsmo genèrico de sus planetas. El nivel de cobre en el cuerpo humano es crìtico, estando alrededor de una parte por millòn, y normalmente se mantiene alrededor de este valor.

El cobre en el suero sanguineo de las mujeres tiene un ciclo mensual sincrònizado con su perìodo menstrual, alcanzando su pico alrededor de una semana antes de que el perìodo llegue. Esto es porque el cobre sèrico existe principalmente bajo la forma de la proteìna, «ceruloplasmina«, cuyo metabolismo està estrechamente ligado con la hormona sexual femenìna estrògeno.

La pildora anticonceptiva trabaja emulando condiciones de embarazo donde el estrògeno es elevado, esto tiene un efecto dràstico sobre los niveles de cobre sèrico. Durante el embarazo, el cobre sèrico en la madre escala hasta el doble de su nivel normal, llegando a 1.9 partes por millòn. Inversamente, el hierro en sangre fetal tambièn se incrementa a medida que el tiempo del nacimiento se aproxima, entonces una polaridad cobre-hierro se desarrolla entre la madre y el niño. Insomnio, depresiòn y cambios de ànimo hacia el final del embarazo han sido relacionados con los niveles elevados de cobre. Una mujer tomando la Pildora habrà bloqueado su ritmo mensual de cobre sèrico, y en su lugar retiene un alto nivel permanente correspondiendo con el noveno mès de embarazo. La evidencia sugiere que tiene un rol dinàmico en el proceso reproductivo, antes que ser nada màs que un sub-producto del estrògeno elevado.


Al principio de los 70s se descubriò que los espirales contraceptivos conteniendo cobre eran mucho màs exitosos que previos diseños de espirales. El espiral «cobre-7» se volviò el diseño màs popular y fuè promocionado mundialmente, usado principalmente por mujeres que ya tenìan un hijo. A pesar de la intensa investigaciòn sin embargo nadie tenìa idea en relaciòn al mecanìsmo por el cual  el espiral de cobre ayudaba a prevenir la concepciòn. Los iones de cobre tienen una acciòn biològica en el interior del utero, previniendo la implantaciòn del òvulo fertilizado. Su «modus operandi» es entonces bastante diferente que el de la Pildora, donde los niveles generales del suero sanguineo se elevan. La sola conexiòn està en que en ambas situaciones se demuestra una asombrosa cualidad Venusina a travès del comportamiento del cobre.

Habiendo comparado el hierro con el cobre en la sangre, comparemoslos en otros aspectos – en tanto sus dos planetas estàn màs pròximos a nosotros, uno dentro de la òrbita de la Tierra y el otro fuera de ella. El cobre puro es un metal de tonalidad rojiza-rosado, y tiene un suave, benèfico resplandor que contrasta con el frio destello del acero. Con algo hecho de cobre uno puede sentir «que fuerte» o «que util», mientras que con algo hecho de cobre, la primera impresiòn es màs estètica.

Ya sea un bol de cobre, una trompeta, o un techo de cobre, es la apariencia visual antes que la utilidad del metal lo que primero nos impacta. Es un metal tan suave y maleable que necesita aliarse con otros metales, volviendose latòn o bronce, antes de poder ser utilizado con algùna finalidad estructural. En una exhibiciòn de menas minerales las de cobre atraen primero la atenciòn, dando placer a la vista como ningùn otro metal. Observa  los delicados matices verde-azulados de la malaquita o azurita- que diferentes de las masivas, solidas formas del hierro, piritas o  hematitas!

Azurita

                                  Pirita

Los cristales de Pirita forman cubos perfectos, expresando el poder y la fortaleza Marcial. Un contraste a esto es la mena de cobre malaquita, frecuentemente cortada y pulida para decoraciòn, revelando sus patrones ondulantes de matices verdes oceànicos.

Malaquita

                

————————————————————————————

Una habitaciòn donde predomina el hierro o el acero tiene la atmosfera de una oficina o de una fàbrica. Demanda un ànimo de eficiencia en nosotros. Una habitaciòn donde predomina el cobre, en contraste, tiene una atmòsfera càlida, hogareña, donde nos podemos relajar.

Este es un concepto clave en el «Pub» Inglès. Los norteamericanos no entienden esto, y tienen bares donde el frio resplandor del acero es evidente, tal como promueve su violenta y agitada sociedad. La alta resonancia del cobre lo hace apropiado para una amplia gama de instrumentos musicales – en las cuerdas de un instrumento de cuerda, en la secciòn de vientos («bronces»), en instrumentos percusivos, etc. Tradicionalmente la astrologìa asocia el arte  y la mùsica con Venus.

 

 

 

 

 

 

 

Para trazar la conexiòn del Cobre con Venus tenemos que ir hacia atràs en el tiempo hasta una distante era mitològica: retroceder, de hecho, a una isla Mediterranea, una vez gobernada por la diosa del amor – la isla de Chipre.

Esta isla fuè considerada como el dominio de Venus-Afrodita. Afrodita es referida como la «Diosa Chipriota» En el cuadro de Boticceli, El nacimiento de Venus, se la representa como naciendo del mar en las costas de Chipre. Es del nombre de la isla, Chipre, que la palabra Cobre deriva.

                                                                        «El Cuadro de Boticelli»

La palabra cobre viene del latin cuprum y este deriva del griego Kyprus. Chipre fue en la antiguedad la principal fuente de cobre, luego el metal fuè bautizado por la isla. En la antiguedad se pensò que Venus moraba donde semejantes cantidades de cobre se habìan condensado. A Venus se le acreditaba un origen marino, y el cobre nos recuerda esta conexiòn con el elemento agua. Todas las sales de cobre son color mar, azul o verde. Todas las menas y todas las sales de cobre son hidratadas, contienen agua. Casi todas las sales de cobre son altamente solubles en agua. Los matices iridiscentes de la cola de un pavo real derivan de complejos verde-azulados de cobre.

……………………………………………………………………………………………………

En varias criaturas marinas el proceso respiratorio es por intermedio de cobre,  no de hierro. Ellos no necesitan la «fogosa» energìa marciana, sino que tienen un modo màs apacible de existencia. Una  molècula màs simple portadora de cobre  es empleada en lugar de la molècula de hierro hemoglobina.

La concha de mar en el cuadro de Boticelli, desde siempre asociada con Venus, viene de una criatura semejante, una que respira por medio de un proceso basado en el cobre. El pulpo y el escorpiòn tambièn respiran usando una molècula de cobre en vez de la hemoglobina basada en el hierro.

La misma polaridad funciona en el reino inorgànico en el principio detras del Dinamo, donde el movimiento relativo de hierro y cobre genera electricidad. El hierro crea un campo magnètico y los cables de cobre transportan la corriente asi generada. La energìa animando nuestra civilizaciòn proviene de una interacciòn pulsante Marte-Venus,  generando corriente alterna. Habìa una conjunciòn Marte-Venus en el cielo el dia que Michael Faraday descubriò el principio del dinamo. (17  de Octubre 1831)

Asi como Marte y Venus estàn estrechamente relacionados en la mitologìa, asi tambièn se los encuentra vinculados entre si en las profundidades de la Tierra: la principal mena de cobre se encuentra en piritas de cobre-hierro, donde el cobre aparece en compañìa del hierro. Las vetas màs oscuras de hierro corren a travès de esta mena verde ocèano de cobre.

Usos modernos del metal rojo abarcan desde microchips de computadoras a paneles de energìa solares, y permanece como un material clave en las telecomunicaciones, aunque las fibras òpticas sean hoy preferidas a las lineas interurbanas.Un telefono movil contiene varios gramos de cobre dentro de si. No queda mucho por extraer- el equivalente a otros treinta años, tal vez – lo que ha causado que se vuelva un metal altamente reciclado. Los arquitectos valoran su maleabilidad y atractivo visual. La bella patina turquesa del cobre normalmente toma algunas decadas en madurar, por su exposiciòn a los elementos, aunque tècnicas modernas pueden acelerar el proceso en solo un par de meses.

Las cremas de belleza tambièn usan polvo de cobre, notablemente la linea de «Dr Haushka» y el unguento de Cobre de Weleda: » El Cobre tiene un rol vital en la reparaciòn de la piel por su habilidad para estimular el crecimiento de colageno y elastina…los productos conteniendo cobre tienden a aportar buenos efectos anti-inflamatorios sobre la piel.» Que interesante escuchar del uso cosmetico del metal de Venus. Despuès de todo, es la melanina, el pigmento a base de cobre en la piel, lo que da el  bronceado tan vital para la imagen de la belleza – sin mencionar el pelo castaño, tambièn debido a la menlanina.

Suelo de Venus

———————————————————————————

Traducciòn libre

Anuncio publicitario

Causalidad Astrològica – Katarchè y Apotelesma


Katarchè, con una Actualizaciòn sobre Apotelesma – Probablemente serìa prematuro para nosotros intentar una exègesis definitiva de este importante concepto astrològico ya que es solo con este fascìculo que hemos comenzado a traducir los textos Griegos pertinentes. Sin embargo, algunas reflexiones preliminares son necesarias. Como
siempre, comenzaremos con una discusiòn sobre la palabra. La palabra Katarchè es un compuesto formado por la palabra Griega fundamental Archè con el prefijo preposicional Kata añadido. Archè es uno de los màs importantes terminos filosòficos en el lenguaje Griego. Su significado fundamental es «principio» o «fuente», y «soberanìa» u «orden». En este par de signficados se parece mucho a la palabra Latina princeps, de donde obtenemos nuestra palabra «principio». Un principio es el comienzo de algo , y tambièn algo que gobierna sobre otras cosas. Un viejo maestro mìo acostumbraba combinar estos dos significados con la siguiente traducciòn para archè:  «principios rectores» y «fundamentos determinantes», la idea siendo que un verdadero comienzo de alguna forma domina sobre lo que màs tarde resulta de algo (que comienza – aclaraciòn mìa). El principal impulso de los filòsofos Griegos fuè encontrar el verdadero principio rector de las cosas. Por ejemplo, las cuatro causas de Aristòteles son tomadas por el mismo como los cuatro principales archai. (Plural de archè)

El prefijo kata es una preposiciòn comùn con el significado raiz de «bajo» (down) como
en «por la escalera» (down the ladder). Pero como es comùn con todas las preposiciones,
tiene una gran variedad de significados derivados como «contra», como al presentar
cargos contra alguien, porque lo estàs acusando. Tiene tambièn una gran variedad de
significados relacionales que solo estan conectados  metafòricamente con la idea de
movimiento descendente como en «de acuerdo con». Algunas veces estos nos son dificiles
de construir, pero sospecho que «de acuerdo con», viene de alguna idea similar a
tironear algo hacia abajo donde el objeto que està de acuerdo con esa cosa sigue.

Frecuentemente se puede obtener una pista de estos significados relacionales cuando
observamos como gesticula la gente mientra habla y usa tales palabras y frases. En todo
caso, el significado relacional particular mencionado es muy comùn en Griego.
El compuesto katarchè algunas veces parece ser utilizado casi intercambiablemente con archè cuando el ùltimo simplemente significa «comienzo». No parece ser usado para indicar
regencia, el otro significado principal de archè. Pero en comparaciòn, como si fuera,
katarchè tiene un uso especializado muy interesante. Se refiere a la primer acciòn
realizada en un sacrificio u otro ritual religioso: el lavado de manos y el corte de
cabello, por ejemplo. Ahora, tal acciòn no domina exactamente el resto de la ceremonia a
la manera de un principio o causa, pero aùn asi es un indicador muy importante de lo que
habrà de venir, y en un sentido define la secuencia de los pasos que seran tomados en la
ceremonìa misma.

Astrològicamente hablando, la palabra katarchè se usa para todo tipo de situaciones
clasificadas como horarias o eleccionales en la astrologìa posterior: el formular una
pregunta, acostarse enfermo, la llegada de un mensaje, etc. De hecho,
Ptolomeo mismo dice (Libro III) que, ya que la concepciòn es en un sentido el verdadero
archè (o principio rector, fundamento determinante) de un niño, la natividad misma deberìa ser considerada como
un kata-archè. En todas estas situaciones, es evidente que el evento catàrquico no se
puede considerar como la causa de lo que indica (mientras que el momento de la
concepciòn si puede). Por lo tanto, deseo entretener la posibilidad de que estos
comienzos y sus consecuencias fueran conceptualizados en un contexto ritualìstico.

Por eso en este volumen estamos experimentando con la palabra «in-cepciòn» como una
traducciòn para katarchè, porque parece marcar el principio en un sentido especial que
es no-causal.

Katarchè y Apotelesma como Contrapartes a Archè y Telos– Si el sentido ritualistico de katarchè es ominpresente en su aplicaciòn astrològica, podemos verlo como una contraparte deliberadamente elegida a la palabra archè. Es el archè quien se supone dè inteligibilidad a la forma de ser de las cosas, lo que lleguen a ser, y como se  interconectan con otras cosas. Como una causa eficiente, o la causa que pone a algo en
movimiento, el archè puede ayudar a explicar la interconecciòn entre dos eventos, y
finalmente cadenas completas de eventos (particularmente con la adaptaciòn moderna de
una causa eficiente que usamos en la fìsica). Como una causa formal, puede ser
responsable de las variadas propiedades y potencialidades que propiamente pertenecen a
esa forma. Y similarmente para las otras causas. Esto es, el uso de archè hace a las
cosas inteligibles porque establece una conexiòn exacta entre las cosas y sus origenes, y
esto està en la raiz de todo el pensamiento cientìfico.

Pero en el contexto de los rituales (y de los juegos, llegado el caso) los eventos
tambièn tienen relaciones muy inteligibles y exactas entre si, aunque ellas son
no-causales. En un ritual las cosas son llevadas a cabo de acuerdo a reglas muy exactas, en un orden muy exacto. Comienzan por el katarchè, o acciòn incepcional, y todas conducen al evento que es el cumplimiento del ritual, tal como el sacrificio mismo. Ahora la
incepciòn del ritual es ciertamente no considerada como la causa de lo que sigue aunque
como he dicho antes, es en algùn sentido un indicador de lo que habrà de suceder.

No soy conciente de si habìa un termino general para la conclusiòn de un ritual correlativo a katarchè como su incepciòn, pero es muy sugestivo que el termino apotelesma fuese tan plenamente apropiado por los astròlogos Griegos. En la Nota General a mi traducciòn de los Asuntos Introductorios de Paulus, enfatizè la aplicaciòn causal de apoteleò, la raiz verbal de esta palabra, tal como «hacer» o «producir», que ciertamente son muy comunes en Griego. Pero en un sentido  màs fundamental, la raiz verbal simplemente significa «terminar algo» Significa «hacer» o «producir» por derivaciòn de este sentido fundamental, donde la actividad de hacer es vista desde la perspectiva de la culminaciòn de una acciòn. Pero la palabra no necesita tener semejantes reminicencias causales. De hecho, ahora pienso que fuè elegida como compañero perfecto para la palabra katarchè, para referirse a la conclusiòn de un ritual para el cual el katarchè fuè la incepciòn. Como tal, no es màs un efecto de la incepciòn que lo que la incepciòn es una causa de la conclusiòn.

Surge un punto interesante en este vinculo. Una de las cuatro causas Aristotèlicas es llamada telos, o causa final. Es aquello en razòn de lo cual algo es hecho o tiene lugar. La palabra se relaciona a la misma raiz verbal que apo-teles-ma, solo que sin el prefijo preposicional apo. El telos es simplemente el fin o el cumplimiento de algo, pero, como el uso Aristotèlico lo confirma, es el fin lo que motiva o atrae hacia si como una especie de meta. No es simplemente la ùltima etapa de una actividad; en algùn sentido està completamente fuera de la actividad como aquello que es  causa o fuente de la actividad. Sin embargo, el prefijo apo adherido a la anàloga raiz telesma pone el ènfasis claramente de vuelta en la actividad misma. El apotelesma es el estadio final de la actividad que termina; es el fruto final con el cual algùna actividad es lograda. Entonces, no solo no es apotelesma un efecto de katarchè como su causa, sinò que tampoco es un archè en la manera de un telos. Entonces, este sentido de la palabra està completamente fuera del reino de lo causal, mientras que en el sentido derivado tiene un distintivo tono causal. Luego podemos añadir apotelesma a nuestra lista de terminologìa astrològica equivoca.

Los eventos entre la incepciòn y la conclusiòn de un ritual no estan relacionados en una forma causal tampoco. Pero la secuencia no es menos inteligible por todo ello. Si conocieramos el ritual, y llegasemos a la exacta mitad del mismo, deberìamos saber exactamente en que etapa el ritual se encuentra a partir de la acciòn ejecutada en ese momento. Por lo que aqui tenemos un «principio» de inteligibilidad diferente compitiendo con aquel de las causas originativas.

La aplicaciòn a la astrologìa es bastante directa. El katarchè, sea una interrogaciòn o la llegada de un mensaje o lo que sea, debe ser considerado como el comienzo ritualistico a un ritual cuyo desenlace o conclusiòn no es ordinariamente conocido por nosotros de antemano por la simple razòn que nosotros no sabemos que ritual està siendo realizado. El resultado, el apotelesma, tanto como los eventos intermedios, pueden ser conocidos por quien sabe las reglas del ritual- esto es, por el astròlogo. Los cuerpos celestiales no son pensados como agentes en el sentido ordinario, como produciendo aisladamente buenos y malos eventos dependiendo de la fortaleza de un cuerpo celeste en un momento dado. Tampoco deberìan ser entendidos como coordinando causas con efectos, comienzos con desenlaces (como Al-Kindi argumenta). En cambio, ellos son sacerdotes realizando un ritual, y nosotros somos los «objetos». Algunas veces el ritual puede ser ejecutado para la bendiciòn y nuestra buena fortuna, otras para nuestra condenaciòn y mala fortuna. Otras veces puede ser en razòn de los hijos, y otros eventos por el estilo. Y en algùn punto en el tiempo todos nosotros estamos sujetos a un sacrificio ritual, que culmina en nuestra muerte.

Entonces la astrologìa «catarquica» (y el pensamiento catarquico en general) puede haber conceptualizado los eventos ritualisticamente, mientras que la ciencia Griega (y la moderna tambièn) pensò en terminos de causas originativas. Ninguno es màs «racional» que el otro. Ambos son conceptualizaciones del mundo. Ambos deben ser considerados como en cierta forma hipotèticos. Esto es, no es evidente a priori que todos los eventos, o que incluso la mayorìa de los eventos en el mundo puedan ser inteligibles en terminos de una fuente en la cual ellos son comprendidos como teniendo su ser, màs de lo que està claro cuales eventos, si algùnos, pueden ser inteligibles en terminos del paradigma de un ritual.

Es la ciencia moderna primariamente la que ha creado la hipotesis de la inteligibilidad universal en tèrminos de causas – en palabras de Husserl «una hipòtesis de una naturaleza exacta.» Pero porque deberìa ser la naturaleza puramente inteligible de este modo? Incluso los Griegos – o màs bien deberìa decir los fiòsofos Griegos sobre todo – pensaron que habìa un sustrato oculto de las cosas que era in-inteligible en terminos de causas, un tipo de mera materialidad absoluta y completamente sin orden ni forma, El Otro, de Platòn. Y este substrato oculto incluye, por cierto, la mayorìa de los eventos especìficos de la vida cotidiana. Pero no podrìa ser que justo donde termina la inteligibilidad de los principios rectores, allì la inteligibilidad ritual avanza y llega a si misma? Esto argumentaria a favor de una especie de complementariedad entre las dos visiones, y no una exclusividad.

Katarchè como Complemento a Archè – Quisiera sugerir una forma en la cual estas dos concepciones de la naturaleza y de la vida pueden coexistir. Mi orientaciòn serà reflejar ambos conceptos de una incepciòn katarchè y un principio rector archè en una sintaxis de lenguaje natural. Debo sin embargo usar el lenguaje Griego, por motivos que se volveràn claros.

Aqui està la analogìa: Para los Griegos, la relaciòn entre sustantivo y verbo en una cierta clase de oraciòn simple puede ser asimilada a la relaciòn entre el principio rector archè, y lo que depende de el. Ambos Platòn y Aristòteles consideran el sujeto (esto es, la cosa significada por el sustantivo, no el sonido) como algo imponiendo un lìmite o determinaciòn sobre el verbo (nuevamente, la acciòn significada por el verbo, no el mero sonido). En mi opiniòn, este es de hecho el significado fundamental de logos.

Aristòteles tiene un nombre general para todos los tipos de aplicaciònes diferentes de tales usos verbales. Los llama «categorìas.»La palabra Griega kategoria de donde esta palabra deriva basicamente significa una «acusaciòn» o «cargo» hecho contra algo o alguien (publicamente en la plaza = àgora) Pero uno puede hacer la acusaciòn propiamente solo contra uno tal que pueda ser tenido por responsable de un cargo. Ahora, la palabra Griega para responsabilidad en este sentido es aitia, que tambièn se da que es la palabra Griega para «causa», que es una archè para Aristòteles. Entonces Aristòteles (y Platòn presumiblemente) conceptualizan una oraciòn tal como «Un hombre corre» como afirmando que un hombre puede ser propiamente juzgado responsable por el acto de correr. Similarmente con oraciones tales como «Un hombre es un animal» y «Un hombre es bipedo.» Luego, la forma o esencia de un hombre es la causa de todo lo que este es propiamente capaz de ser o hacer. Ella es la causa formal en el sentido aludido anteriormente.

Tambièn, en la mayorìa de la oraciones hay otros tipos de unidades sintàcticas que involucran relaciones determinativas. Por ejemplo, en las expresiones «igual de un hombre» y «similar a un hombre», la palabra «hombre» esta en un caso genitivo y dativo respectivamente, y estaria en estos mismos casos en Griego. Podemos decir que el hombre se determina en su caso por las palabras «igual de» y «similar a». Pero aunque esta relaciòn es determinativa, no puede ser conceptualizada en la misma forma que la relaciòn sustantivo-verbo discutida en el parrafo anterior. «Un igual de» no es responsable por «ser un hombre.» De hecho, la palabra Griega para «caso» es ptòsis que simplemente significa «una caida» (la palabra Latina casus teniendo exactamente el mismo significado).

Ahora, para volver a la analogìa. Digo que el evento catarquico y el evento apotelesmàtico, el comienzo y el final del ritual respectivamente y todos los eventos en medio, se relacionan entre si como casos, no como sustantivo y verbo. Un signo de esto es el hecho de que la palabra katarchè y la palabra apotelesma las dos tiene prefijos preposicionales, y tales preposiciones son tambièn indicadores de diferentes casos. Archè y telos no tienen tales prefijos. De esta manera, la relaciòn entre la etapa o eventos dentro de un ritual es determinativa, pero no causal.

Debe tenerse en cuenta que tanto la relaciòn sustantivo-verbo como la relaciòn de caso coexisten en la mayorìa de las oraciones. Por ejemplo, «Un hombre le da el libro de su hermano a un amigo.» Por analogìa, tanto las relaciones causales como las ritualisticas pueden coexistir en los mismos eventos y complejos de eventos. La pregunta es, cual es la jurisdicciòn de cada una?

La palabra Griega màs comùn para «un evento», sumptoma , nos da una pista sobre como los astròlogos Griegos pueden haber respondido a esta pregunta. Esta palabra simplemente significa un «caer junto«. Viene de la misma palabra que los Griegos usan para «caso». Ptolomeo usa este termino para describir la mayorìa de los eventos a-caeciendo a los seres humanos. Tambièn puede ser empleada para describir varios episodios que caen juntos para producir un evento, o varios eventos que caen juntos para producir un evento complejo. Entonces, la palabra Griega basica para «un evento», implica una interconexiòn no-causal de episodios que lo componen, una que considero se conceptualiza mejor como ritualistica. Puede no ser el caso que la vida cotidiana es màs inteligible en terminos de un ritual semejante que en terminos de causas originativas?

En la presente discusiòn, he reflexionado las conceptualizaciones causales y ritualisticas de los eventos en una sintaxis de lenguaje natural para encontrar una analogìa para la visiòn ritualistica de los eventos mismos y su relaciòn con la visiòn causal. Sin embargo, puede haber màs de una analogìa aqui. Al comienzo de este prefacio mencionè que la posibilidad de que los traductores originales de la tradiciòn de sabidurìa Egipcia al Griego pueden haber estado introduciendo concientemente su propia vision antagònica de la naturaleza de las cosas profundamente en el lenguaje Griego mismo, como un desafìo a la filosofìa de los Griegos Atenienses. Pienso que he presentado un caso plausible sobre como las palabras katarchè y apotelesma fueron escogidas deliberadamente con ese propòsito. No obstante, que mejor forma habrìa de lograr un impacto duradero en la mente Griega que basar su conceptualizaciòn de los eventos en el caso, una unidad sintàctica fundamental de la oraciòn Griega, pero una diferente al logos de los filòsofos Griegos?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Traducciòn Libre prefacio de «The Astrological Record of The Early Sages in Greek»  Autor – Robert Schmidt